Fernando Quiñones

0
108

El próximo 17 de noviembre se cumpirán 18 años desde que nos dejara uno de los chiclaneros ilustres de los últimos tiempos, Fernando Quiñones. Poeta, narrador, ensayista y autor de varias obras de teatro, ha sido uno de los escritores más brillantes del panorama literario español de la segunda mitad del siglo XX. Nació en Chiclana en 1930, aunque su infancia y su adolescencia transcurrieron, en su mayoría, en Cádiz con su abuela paterna. A los 15 años empezó a trabajar en el muelle y en diciembre de 1948 comienza su aventura literaria con la creación de la revista El Parnaso, con la que estuvo hasta febrero de 1950, a la que seguirá Platero, que se publica hasta 1954.
Siempre estuvo presente en la prensa escrita, de hecho, un centenar de artículos periodísticos han quedado recogidos en dos volúmenes. En 1953 comenzó a trabajar para el Reader’s Digest en Madrid, trabajo que dejó en 1971 para dedicarse por completo a la literatura.
Su primer libro de poesía, ‘Ascanio o Libro de las flores y Cercanía de la gracia’ obtuvo el accésit al Premio Adonais de poesía en 1957. En 1960 gana el Premio Literario del diario La Nación de Buenos Aires con Siete historias de toros y de hombres, siendo Jorge Luis Borges miembro del jurado. También en 1960 gana el Premio de prosa de las XII Fiestas de la Vendimia de Jerez con Cinco historias del vino. En Cuba recibe el Premio Casa de las Américas.
Se vio reflejado en algunas de sus obras que era un enamorado del flamenco, entre ellas destaca ‘De Cádiz y sus cantes’, galardonada con el Premio de Investigación de la Semana de Estudios Flamencos en 1964 y fue impulsor de la fundación de la Peña Flamenca Enrique el Mellizo, la primera que se crea en la capital gaditana de estas características. También fue el creador, en 1968, del Festival Alcances que, en sus inicios, tuvo un carácter multidisciplinar con pintura, música clásica, flamenco, cine y literatura. El Ayuntamiento de su Chiclana natal le otorga en 1988 la Medalla de Oro de la Ciudad en reconocimiento al personaje más relevante nacido en esta ciudad en el siglo XX. En 1998, en vísperas de su muerte, obtiene el premio Jaime Gil de Biedma por ‘Las crónicas de Rosemont’ y la Universidad de Cádiz lo nombra Doctor Honoris Causa.
Un tumor peritoneal acabó con su vida el 17 de noviembre de ese mismo año en el Hospital Puerta del Mar de Cádiz. Un año después, el 8 de noviembre de 1999, y gracias a la iniciativa de Domingo Bohórquez Jiménez quedó constituida en Chiclana la Fundación que lleva su nombre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here