Futuro

0
88

A partir del 21 de junio, si todo sale bien, Chiclana entrará en la denominada “nueva normalidad”.

Una etapa que, a diferencia de cada una de las fases de la desescalada, no tiene fecha de caducidad. Se mantendrá mientras continúe el estado de emergencia sanitaria. Es decir, hasta que exista una vacuna que nos proteja del Covid-19.

Seremos, que duda cabe, más libres, normalizaremos en parte nuestra actividad, nuestra forma de vivir y de relacionarnos con los demás, aunque ello implique seguir usando mascarillas, cumplir con las normas de distanciamiento social y mantener la higiene, para evitar posibles rebrotes de esta pandemia y dar tiempo a que la ciencia descubra un remedio eficaz y universal para esta enfermedad.

En esta “nueva normalidad”, Chiclana volverá a ser un destino turístico. Vendrán personas de otras comunidades autónomas y de distintos países para disfrutar de nuestras playas, de nuestra gastronomía y, en definitiva, de nuestra ciudad. En esa convivencia será imprescindible actuar con sensatez, porque mientras llega esa vacuna, la única medida realista que tenemos los ciudadanos es mantener la responsabilidad. Solamente con un comportamiento responsable, cívico, solidario, cumpliendo las normas establecidas por las autoridades sanitarias podremos seguir avanzando.

La alternativa es volver atrás, al confinamiento, al aumento de las restricciones. Un golpe que ni los ciudadanos ni el conjunto de la economía chiclanera están en condiciones de soportar otra vez.

Los ciudadanos de Chiclana han demostrado estos meses su capacidad de permanecer unidos y buscar el bien común. Han sido tiempos complicados, pero será en la “nueva normalidad” cuando empiece la parte más difícil de esta historia.

Depende de todos nosotros que salga bien. Hagámoslo posible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here